Uno de las bases fundamentales del desarrollo empresarial radica en trabajar orientado a la consecución de objetivos. Cuando las personas, equipos y empresas trabajan con unos objetivos específicos, la productividad mejora en mayor proporción. Existen muchas empresas que consideran que definir objetivos y realizar un seguimiento de ellos con enfoque al logro, no es fácil; y por estas razones las pequeñas empresas terminan olvidándolos y concluyen, incluso con certeza, que trabajar por objetivos es puro cuento. comentan que si en algún momento alcanzan alguno de ellos, es pura casualidad. En este artículo, nos vamos a enfocar únicamente, en definir los objetivos SMART (es un acrónimo inglés que muestra unas pautas para definir los objetivos adecuadamente) y a enseñarte que es la manera mas organizada que existe para llegar al éxito empresarial. Miremos a continuación el significado y como el método SMART nos aportará a alcanzar los objetivos planteados. diseñemos un ejemplo: no es lo mismo tener como objetivo “aumentar las ventas” que “Facturar $270.000.000 en los próximos 6 meses”. Definamos que significa cada letra:

S – Específicos: los objetivo deben contener una acción específica y no una tan general, es decir, que exprese claramente qué es exactamente lo que se quiere conseguir. Entre más específico más fácil será de entenderlo para las personas que forman parte de la organización.

M – Medibles: no podremos evaluar un objetivo si no ponemos medidas. Con base al ejemplo anterior, si cómo objetivo plasmamos “aumentar las ventas” ¿Cómo se si lo he logrado? ¿cuándo venda $100.000.000 más ya lo conseguí? por ejemplo, podríamos decir “Aumentar un 20% la facturación anual, actual”. Ya hemos puesto una medida.

A – Alcanzables: para saber si un objetivo es alcanzable, debemos pensar si contamos con los recursos para alcanzarlos, o si tenemos que realizar inversiones. Si fijamos objetivos fáciles iremos desarrollando paso a paso la construcción de ellos y se deben lograr con facilidad. Si por ejemplo, mi peso es de 72 Kg y mi objetivo es bajar 30 Kg, es un objetivo irreal e inalcanzable. No estoy definiendo bien el objetivo y por tanto, nunca lo lograré.

R – Relevantes: es primordial que los objetivos sean alcanzables, medibles, y que estén definidos en el tiempo, pero es importante que sean relevantes. Si constituyes unos objetivos irrelevantes puedes estar llevando a tu negocio en la dirección equivocada; por esta razón, es necesario dedicar el tiempo necesario a descubrir cuáles son realmente nuestras necesidades tanto internas como externas ¿qué es lo realmente importante para tu empresa?

T – Tiempo: se debe fijar un tiempo (fecha exacta) para lograr el objetivo, sino es un objetivo inestable, que nunca sé si he conseguido. En el momento que vayas a redactar el objetivo, para que resulte seguro, recuerda tener en cuenta las siguientes tres claves:

• Debe cumplir con todas las características de los objetivos SMART que mencionamos.

• Debe incluir toda la información necesaria, debe ser conciso y concreto.

• Debe utilizarse un lenguaje claro y fácil de comprender para los miembros de la empresa Ahora que definimos los objetivos SMART tendrás una gran herramienta que te permitirá mejorar la productividad de tu empresa y conseguir los objetivos de negocio mucho más rápido de una forma eficaz.

En la Agencia de Seguros Para Todos, estamos a tu disposición para respaldar tu gestión como empresario y proteger tu patrimonio, no dudes en contactarnos. ¡Te esperamos!

Bitnami